miércoles, 18 de octubre de 2017

EL DESEO



  “Que todo vuelva a ser como antes”. No se cumplió cuando lo deseé al comerme las uvas de fin de año, pero eso no impedía que mientras cerraba los ojos y soplaba las velas, volviera a pedir el mismo deseo. Muy a mi pesar, al abrirlos comprobé que el resultado era el mismo: tú no estabas a mi lado.                    

16 comentarios:

  1. Que pena..... pero como dice el chiste de uno que cada año le pedía a Jesús ganar la lotería, hasta que Jesús muy enfadado le habló desde la Cruz y le dijo que se comprará un décimo por lo menos.... aunque aquí no lo sabemos, yo creo que debería haber salido a buscarle/la. ¡¡¡Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez lo haga!! Gracias por pasarte y comentar

      Eliminar
  2. Seguro que nuestro anónimo protagonista volverá a intentarlo una y otra vez.
    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
  3. Es lo malo de crecer y madurar: se acaba la magia.

    Saludos salados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo!!! La magia nunca se acaba. Seguiremos soplando velas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hay deseos que por más que lo intentemos, no se cumplen. Quizás lo que deberíamos pedir es que aprendamos a aceptarlo...

    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que aceptemos algo no quiere decir que tengamos que dejar de desearlo.
      Siempre tiene que haber espacio para un sueño.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Qué tristeza que por mucho que deseemos algo, no se cumplan nuestro sueño. Quizás con el tiempo dejaremos de hacerlo... y cambiaremos nuestro deseo por otro más realizable.

    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy de acuerdo. Un deseo, es un deseo. Si fuese realizable sería un objetivo. Nunca renuncies a lo que deseas, aunque lo veas imposible. Es lo que da chispita a nuestra vida.
      Un abrazo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  6. Los años nos enseñan que es fantástico tener deseos pero que estos también tienen un precio: nuestra determinación porque se hagan realidad. Y este precio es proporcional a nuestro deseo. Ojalá el protagonista, después de soplar las velas vaya a buscarla, a conquistarla como si su vida no pudiera continuar sin ella. Estupendo micro, David. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Que siga intentándolo, al menos que por pedir que no quede... Romántico micro, David, me ha encantado. Un beso
    P.S. ¿No serías tú quien pidió el deseo al soplar las velas de los cuarenta? ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que lo sigue intentando!! Gracias por pasar Eva.
      P.S. Pedí algo parecido que posiblemente sorprenda más que lo de nuestro prota, pero eso me lo guardo de momento.

      Eliminar
  8. Da penita y esperanza este micro, pero que siga intentándolo. ¿Quién sabe? Puede que al final se le cumpla el deseo.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. No se puede obligar a los sentimientos, en el amor solo con que uno desee no basta, pero eso sí soñar se puede.Un saludo David.

    ResponderEliminar