miércoles, 7 de junio de 2017

En el fondo de mi río.



     Dudé que fueran capaces de hacerlo, aunque lo dejé claro desde el principio: éste es mi lugar. Mi río. Junto al que nací y crecí hace tiempo. Alrededor del cual pasé los mejores momentos de mi vida y algunos no tan buenos que superé gracias a mis amigos. Los mismos que con lágrimas en los ojos cumplieron con mi última voluntad y los mismos que, todavía hoy, lanzan un trago de cerveza desde lo alto del puente cada vez que lo cruzan durante los días de fiesta. Con los que me manchaba de barro y me daba patadas jugando a fútbol en el patio de la escuela. Los que cuentan las mismas batallitas sentados en la terraza del bar y alzan su copa hacia el Guadalquivir para brindar conmigo. Los que rieron y lloraron conmigo, y en cierto modo, aun lo hacen.

     Desde lo alto del puente dejó caer una flor. Lo hacía cada sábado, sin apenas pararse a mirar con ojos anegados de lágrimas el agua que transitaba metros abajo. Lejos quedan nuestros baños juntos, incluso sus baños años más tarde en noches sin luna. El agua rodeaba su cuerpo desnudo y cubría cada poro de su piel. Abrazándole. Sintiendo que volvíamos a ser uno…

     El tiempo ha pasado y su maltrecha salud no le permite bañarse en las heladas aguas. Desde aquí le sigo viendo hermosa. Veo como cubre de besos la pequeña flor de papel y la lanza para que el viento me la haga llegar. A medida que se va deshaciendo entre la corriente, se acaba la flor, se acaba el papel y solo quedan sus besos. Los que tanto me hicieron sentir en vida. Los que me siguen haciendo sentir vivo aquí, en el fondo de mi río.

11 comentarios:

  1. Precioso viaje a los restos de la memoria acunados por las frías aguas del Guadalquivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bruno! La foto no hace justicia, pero el lugar invita a relajarse y vivir incluso después de la vida.

      Eliminar
  2. Triste historia David.
    Un vínculo que no entiende de tiempo, pero si de muchísimo amor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Amor melancólico más allá del tiempo y de la vida. Un relato sobrecogedor. Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Gratos y tiernos recuerdos de un amor tejido en la naturaleza sobre un puente bajo cuyo rio se fundieron los amores que no se olvidan,

    http://naurotorres.blogspot.com.co/2017/05/domingo-el-cultor-de-conciencia.html

    ResponderEliminar
  5. EXCELENTE MENSAJE lleno de nostalgia y amor a la vida


    ResponderEliminar
  6. EXCELENTE MENSAJE lleno de nostalgia y amor a la vida


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier!! Me alegro si te ha gustado.

      Un abrazo.

      Eliminar